El botiquín del excursionista novato



A pesar de que las aventuras que proponemos en este blog son “fáciles” (teniendo en cuenta que las hacemos nosotros, así que no deben de ser muy complicadas), siempre cabe la posibilidad de tener algún pequeño accidente: una caída, un corte o simplemente que te sangre la nariz o se te meta algo en un ojo.



Por estas razones siempre es importante e indispensable un botiquín. Evidentemente, cada uno puede tener su propia elección de lo qué debe ir en ese botiquín, unos echarían toda una farmacia y otros solo unas tiritas. Nuestras salidas tienen una duración media de 4h, así que no consideramos llevarse a cuestas todo un hospital.


A continuación, os proponemos un botiquín sencillo y práctico.


Como va a ir dentro de la mochila, mejor que sea una bolsa transparente y que tenga cremallera, así será más fácil a la hora de colocarlo en la mochila y localizar el elemento en cuestión dentro del botiquín.


     - Antihistamínico, para las reacciones alérgicas.

     - Antiinflamatorio-analgésico (p.e ibuprofeno)

     - Repelente de insectos, como la citronela.

     - Gasas estériles

     - Tiritas

   - Suero salino para limpiar ojos o heridas (los venden en monodosis)

     - Unas pinzas, por si nos clavamos algo.


No tenéis que echar una caja entera de antihistamínicos, con echar un par es suficiente, y ¡Por cierto! Mirad la fecha de caducidad, este sería un consejo-orden de Javi. Y un consejo mío (de Xenia) no dejaros el botiquín en el coche, XD.


Esta lista podría ser más larga y completa, pero solo vamos a estar unas horitas alejados de la civilización, cada uno puedo diseñar su kit de primeros auxilios en función de sus necesidades y teniendo en cuenta: el peso y volumen del botiquín, cuánto va a durar la salida y lo aislada que esté. 


¡Buena excursión!